Sistemas de depósito, devolución y retorno (SDDR) en la industria

La economía circular y el reciclaje son temas candentes a nivel mundial. Alguna de las soluciones utilizadas para su implantación son los sistemas de depósito, devolución y retorno (SDDR) que se utilizan junto con los Sistemas Integrados de Gestión de Residuos (SIG),  al demostrarse, que hoy en día, son sistemas útiles para la recolección de residuos de envases.

Qué son los sistemas de depósito, devolución y retorno (SDDR)

Los sistemas de depósito, devolución y retorno son sistemas donde los consumidores que compran un producto pagan una pequeña cantidad de dinero que se reembolsará cuando, una vez que hayan terminado de usarlo, lleven el residuo generado a un punto de recolección.

Actualmente se utiliza exclusivamente para residuos de envases. El residuo de envase recolectado puede ser reciclado y transformado en materias primas secundarias. La organización a cargo de su gestión supervisa el proceso con la instalación de las infraestructuras necesarias, y la eficiencia del circuito en relación a la tarifa de depósito.

Este sistema es una de las aplicaciones del principio de que quien contamina paga, donde las personas tienen incentivos económicos para reciclar en lugar de desechar. Se implementa principalmente para recolectar y reciclar residuos de envases de plástico, madera, metal y vidrio; ya que se pueden transformar fácilmente en materias primas secundarias.

Estos sistemas fueron ampliamente utilizados hasta la década de 1980; todavía hoy se implementan en algunos países en el sector HORECA.

Si echamos un vistazo a por qué esto se detuvo, hay varias razones principales:

  1. La primera es el desarrollo de envases de plástico a escala industrial. El plástico como material ligero, barato y de un solo uso requiere un proceso de gestión menos costoso económicamente que el depósito de vidrio, pero con un mayor impacto medioambiental.
  2.  Junto con el aumento plástico, el desarrollo de sistemas de responsabilidad extendida del productor en Europa condujo al abandono de los sistemas de depósito, devolución y retorno;  ya que, los primeros,  requieren menos participación en la gestión del sistema por parte de las empresas; los productores simplemente pagan una tarifa a una organización externa que se encarga de todo.

Sin embargo, como la contaminación plástica es un tema candente, el SDDR se está volviendo a considerar. Y es que, por ejemplo, en el mundo se producen 20.000 botellas de plástico por segundo. Cada minuto se compra 1 millón de estas botellas. Y de ellas, sólo un 7% se transforma en nuevas botellas.

Beneficios de implementar SDDR

  1. El primero y más obvio es el beneficio ambiental. Al poner un incentivo económico para traer los envases de vuelta para su reciclaje, los sistemas de depósito devolución y retorno pueden ayudar a que se pueda mantener más cantidad de material en el sistema productivo.
  2. En términos de calidad, los SDDR proporcionan altos rendimientos ya que dependen de la recolección por separado y, por lo tanto, proporcionan materiales de alta calidad, lo que permite el reciclaje de botella a botella. Esto lleva a una reducción de la extracción de residuos y de recursos naturales, ya que los productores tienen acceso a una mayor cantidad de materias primas secundarias. Las botellas de plástico son uno de los principales contribuyentes a la crisis de la contaminación plástica, ya que tienen un fuerte impacto en la biodiversidad marina.
  3. SDDR aportan beneficios fiscales y económicos que complementan el ambiental. Por ejemplo, los productores pueden reducir sus costes de producción utilizando materiales reciclados, que es más barato que extraer y procesar nuevos.

Sin embargo, el número de empresas que recurren a cumplir con sus obligaciones mediante la adhesión a los sistemas SIG de recogida de residuos es considerablemente mayor a las que recurren al SDDR; ya que, por el momento, se trata de un trámite más sencillo y rápido.

¿SDDR o SIG?

Ambos sistemas bien implantados y ejecutados pueden conseguir grandes beneficios medioambientales por la recuperación de materiales. Creemos que no se trata de utilizar uno u otro excluyentemente, pueden convivir e incluso ser complementarios cuando se piensa en primer lugar en la eficiencia del sistema y en la reducción de la contaminación generada por el abandono de residuos.

En Heura podemos desarrollar sistemas SDDR para las empresas que coexistan con los SIG para envases que tengan una mejor reutilización.

Nuestros expertos estudiarán cada caso para definir cuál es la mejor opción. No tiene por qué ser solo SIG o SDDR ya que pueden coexistir dependiendo de varios factores:

  • Material y tipo de envase
  • Zona geográfica de implantación
  • Campañas de uso de productos envasados
  • Eficiencia demostrable des sistema propuesto
  • Costes asociados

Si estás interesado en saber más sobre este sistema no dudes en contactar con nuestros expertos en medioambiente y diseñaremos la mejor solución para tu empresa.

SigneBlock y Heura llevan la tecnología Blockchain al reciclaje

  • La trazabilidad y transparencia que ofrece el Blockchain ayuda a conocer con exactitud todo el proceso por el que pasa un residuo, asegurando que cumple con la normativa internacional.
  • El objetivo de esta colaboración es potenciar el desarrollo progresivo de una economía circular, para combatir el cambio climático y conseguir los objetivos de Europa y la ONU fijados para el período 2020-2030, en la que se demandan cambios en los modelos productivos dirigidos a potenciar la protección del medioambiente.
  • El proyecto es pionero en España a nivel tecnológico y medioambiental.

SigneBlock, spin off de Grupo Signe especializada en Blockchain, y Heura, dedicada al asesoramiento y gestión medioambiental, firman un acuerdo de colaboración para aplicar la tecnología de bloques a la optimización de la gestión de residuos. Un proyecto pionero en España a nivel tecnológico y medioambiental.

Esta colaboración permitirá incorporar a los procesos de gestión medioambiental los beneficios de esta tecnología e implantar sistemas que garanticen el cumplimiento de la responsabilidad asociada a las actividades relativas a la de fabricación de productos. La trazabilidad y transparencia que ofrece el Blockchain ayuda a conocer con exactitud todo el proceso por el que pasa un residuo, asegurando que cumple con la normativa internacional y facilitando su trazabilidad por todas las partes implicadas en el proceso.

Ambas empresas trabajarán juntas para ofrecer soluciones integrales que permitan, no sólo identificar los residuos de forma unívoca, sino que sus características y geolocalización se incorporen a Blockchain. Esto permitirá un seguimiento de forma ágil, segura e inalterable por todos los agentes, ya sean fabricantes, envasadores o distribuidores, implicados en la gestión de residuos originados en los procesos productivos.

El objetivo de esta colaboración es potenciar el desarrollo progresivo de una economía circular que contribuya a conseguir los objetivos que Europa y la ONU han fijado al respecto para el período 2020-2030, en la que se demandan cambios en los modelos productivos dirigidos a potenciar la protección del medioambiente.

Blockchain es una tecnología que, a través de una red de nodos distribuidos y conectados entre sí, en los cuales queda traza de toda la información protegida de una forma criptográficamente segura, permite construir un ecosistema interconectado muy resistente a potenciales ciberataques, otorgando una total transparencia y fiabilidad en la información que ofrece. Su uso en los procesos de gestión medioambiental dotará a los mismos de una seguridad que no puede ofrecer ninguna otra tecnología.

Marta Gutiérrez, CEO de SigneBlock, explica la importancia de llevar el Blockchain al sector de tratamiento de residuos, consiguiendo una economía circular:se trata de un reaprovechamiento del proceso para contribuir a combatir el cambio climático. Es necesario crear un sistema de producción sostenible, gestionando la información vinculada al residuo en todas las etapas de la cadena de suministro, de forma ágil y segura, optimizando dicho tratamiento, verificando el cumplimiento de la normativa vigente por cada entidad responsable y permitiendo a todos los implicados trazar el tratamiento que cada residuo ha seguido. De esta manera, por ejemplo, se podrá tokenizar reputacionalmente a las fábricas por el incumplimiento de la normativa, haciendo posible para el usuario verificar la trazabilidad posterior”.

Jose Guaita, CEO de Heura, asegura que algo está cambiando en la gestión de residuos “tras más de 20 años de actividad sobre la gestión de los residuos de las producciones industriales, sabemos que este sector podría haber evolucionado de una forma mucho más acorde con la realidad social existente. En muy pocas ocasiones se ha trabajado sobre estos flujos teniendo en cuenta la oportunidad de creación de riqueza y de nuevos mercados que supone y, pese a la gran cantidad de normativa sectorial aplicable, se han invertido muchos esfuerzos en maquillar prácticas desleales que incidían directamente en el deterioro de nuestro entorno en beneficio de unos pocos. Disponer de información contrastada y no manipulable en la cadena de suministro de este tipo  de servicios generará grandes oportunidades de negocio para aquellos que “lo hagan bien”, y ayudará ciertamente al desarrollo de la deseada economía circular y a la protección del medio ambiente para las generaciones futuras.

“Además- añade el CEO de Heura- aunque el mejor residuo es el no generado, es responsabilidad del productor la gestión, recuperación y reciclado de sus residuos. Es por ello que resulta necesario mejorar la trazabilidad para que cada residuo reciba el tratamiento adecuado a sus características, con la mejor tecnología disponible, y en una instalación autorizada para ello”.

LO QUE LLAMAMOS RESIDUO HOY YA ES UN RECURSO

A pesar de intentar reducir su cantidad, las empresas agroalimentarias siguen generando diferentes tipos de residuos cuya gestión supone un gasto, cuando podrían llegar a ser un ingreso.

El desecho de residuos orgánicos es una oportunidad perdida para algunas empresas. Por ejemplo, los desechos orgánicos podrían convertirse en compost para cultivar y complementar el uso de los fertilizantes químicos; o los desechos orgánicos limpios podrían usarse para alimentar a los animales, como ya ocurre actualmente pero con cierto grado de incertidumbre en ocasiones.

Los residuos orgánicos que generalmente producen la mayor cantidad de rechazos que desecha la industria agroalimentaria se pueden gestionar de una manera más beneficiosa.

El desperdicio no es solo un problema ambiental, sino también una pérdida económica. ¿Cómo podemos cambiar la forma en que producimos para generar cada vez menos desperdicio, mientras utilizamos estos residuos como un recurso?

¿Qué pasaría si pudiéramos utilizar los residuos como un recurso?

En Heura  somos expertos en gestión medioambiental y llevamos más de 15 años ayudando a empresas industriales a implementar nuevos procesos de gestión con el objetivo de ahorrar costes.

La cantidad de residuos que genera una empresa está estrechamente vinculada a sus patrones de producción. Nuestra misión es ayudar a las empresas a evitar la generación de residuos en la medida de lo posible y utilizar los residuos generados como recurso.

Además, la gestión de residuos cuesta dinero. Crear una infraestructura para la recogida, clasificación y reciclaje es costoso, pero una vez implementado, el reciclaje puede generar ingresos y empleos.

Desafortunadamente, la mayoría de los sistemas actuales de producción no ofrecen muchos incentivos para prevenir y reducir el desperdicio. Desde el diseño del producto y el embalaje, hasta la elección de los materiales, la cadena de valor completa debe ser auditada por nuestros expertos en gestión medioambiental con la reducción de desperdicios en mente. Y luego, intentar que las «sobras» de un proceso se puedan convertir en una entrada para otro.

Junto con la prevención y el reciclaje de residuos, un pilar importante de nuestro enfoque de gestión de residuos es tratar los residuos como un recurso valioso.

En Heura hacemos esto dando un buen uso a los desechos y trabajamos para encontrar nuevos métodos para gestionar y procesar los materiales de desecho, generando subproductos o materias primas siempre que sea posible.

Nuestros expertos en gestión medioambiental ven cada gestión de residuos como una oportunidad única para recuperar recursos y mejorar continuamente el entorno que todos compartimos. Trabajamos con la empresa para asegurarnos de que reducimos, reutilizamos y reciclamos para minimizar el uso de metodologías de eliminación pura, como los vertederos.

Por ejemplo, los residuos de la cadena de suministro de alimentos se erigen como un recurso con un potencial importante para ser empleados como materia prima para la producción de combustibles y compuestos químicos; además del compost y la alimentación animal antes mencionada.

Si quieres saber más sobre cómo convertir tus residuos en recursos ponte en contacto con nuestros expertos en gestión medioambiental hoy mismo y empieza a ahorrar costes.

6 beneficios de la implantación de la Economía Circular en la industria agroalimentaria

Las empresas se enfrentan a un nuevo contexto social donde
el consumidor empieza a dar cada vez más valor a la sostenibilidad empresarial,
es decir, a aquellas empresas que crean valor económico, medioambiental y
social a corto y largo plazo, contribuyendo de esa forma al aumento del
bienestar y al auténtico progreso de las generaciones presentes y futuras, en
su entorno general.

Es por ello que
muchas empresas de alimentación y bebidas son cada vez más conscientes del
valor comercial y la responsabilidad de ser sostenibles.

La industria agroalimentaria se empieza a preocupar sobre su
impacto social y ambiental. Son empresas que invierten en poner su granito de
arena en lo que llamamos Implantación de la Economía Circular.
La Implantación de la Economía Circular no es simplemente «tener bien”
abordado en los procesos de negocio existentes el tema medioambiental por
motivos legales.

Más bien, la Implantación de la Economía Circular es una
nueva forma de pensar acerca del gobierno corporativo. Implementado correctamente, abre nuevas posibilidades para el
crecimiento del negocio.

Y es que modelo de producción industrial que se utiliza en
muchas empresas para producir y distribuir gran parte de los alimentos no
utiliza los recursos de manera totalmente eficiente, lo que conlleva problemas
asociados. Por ejemplo, entre un tercio y la mitad de los alimentos se
desperdician, y la forma en que se producen causa una degradación natural
generalizada.

Dicho de manera concisa, el sistema de producción actual en
muchas empresas de la industria de la alimentación y las bebidas funciona con
un modelo lineal de desperdicio con muchas oportunidades perdidas, y los
consiguientes impactos sociales y ambientales negativos.

Los 6  beneficios de la
Economía Circular en la Industria Agroalimentaria de un vistazo:

  1. Cumplir
    con la legislación ambiental
    ahora y en el futuro evitando el pago de
    sanciones e indemnizaciones por incumplimiento de las regulaciones.
  2. Hacer que
    los procesos sean más eficientes usando menos energía y recursos.
    Cuando
    una empresa consume menos, gasta menos. La empresa no solo mejora su balance
    final, también reduce su huella ambiental.
  3. Obtener nuevos
    recursos procedentes de residuos.
    Se trata de la obtención de materias
    primas partiendo de subproductos. Por ejemplo, la pectina,
    un subproducto procedente de la producción de zumo de manzana.
  4. Evitar
    dañar la reputación con los clientes y el público en general.
    El éxito a
    largo plazo de una empresa puede depender más de la reputación que del
    desempeño financiero. La gente está cada vez más preocupada por las cuestiones
    ambientales. Esperan que las empresas sean transparentes y responsables.
  5. Mantener
    el ritmo de la demanda de los consumidores.
    Los nuevos consumidores somos
    cada vez más sensibles al impacto ambiental y social de los productos alimentarios
    que compramos. Para mantener el éxito, las empresas de alimentación y bebidas deben
    demostrar que sus procesos de producción sean sostenibles, y sus cadenas de
    suministro éticas.
  6. Desarrollar
    nuevos mercados para productos y servicios verdes.
    La “sostenibilidad” de
    un producto se refiere no solo a su carácter social e impacto ambiental durante
    la producción, sino también a qué ocurre durante y después del uso del
    producto. La alimentación
    sostenible
    no tiene pinta de ser una moda pasajera, sino que ha venido para
    quedarse. Para algunos segmentos de consumidores (por ejemplo, los amantes de
    la salud y la sostenibilidad), estas preocupaciones forman parte de su vida
    cotidiana, y por lo tanto un factor importante en sus decisiones a la hora de
    agregar un producto a la cesta de la compra.

Desde Heura disponemos de más de
15 años de experiencia para ayudar a empresas de alimentación y bebidas a
integrar soluciones sostenibles en los procesos de negocio existentes.

Contacta con nosotros hoy e infórmate de
cómo puedes implementar la Economía Circular en tu empresa.

¿Qué es cero residuos al vertedero?

En su esencia, cero residuos al vertedero es exactamente lo que parece: desviar de ese destino todos los residuos que en un principio tenían como final un vertedero. Las empresas están empezando a dar valor a sus residuos; la reducción de consumo de materiales y generación de residuos, reutilización, reciclaje, compostaje, uso de la digestión anaeróbica, recuperación de energía… En resumen, se trata de reducir el desperdicio reutilizando beneficiosamente los residuos que generamos.

¿Quién puede hacerlo?

Casi cualquier empresa o instalación puede lograr cero desperdicios en vertederos. Aunque la cantidad de esfuerzos y pasos necesarios pueden varían significativamente. Un vistazo rápido a la información pública muestra un grupo diverso de compañías, incluyendo Nestlé, Ford, Unilever y Pascual, que lograron, o se comprometieron, con cero residuos al vertedero.

¿Por qué perseguir cero residuos al vertedero?

En Heura, consultoría medioambiental en Valencia, sabemos que desviar los desechos de los vertederos ahorra costes y reduce los impactos ambientales. También puede ser una manera de resaltar los logros ambientales de tu empresa, negocio o instalación. Desviar los desechos de los vertederos puede ayudar a satisfacer la reducción de gases de efecto invernadero, mejorar la eficiencia energética u otros objetivos ambientales; también a satisfacer tus requisitos en la cadena de suministro, y a establecerte como líder entre tus competidores.

¿Cómo conseguir cero residuos al vertedero?

En Heura llevamos desde 2001 aportando soluciones a empresas industriales para optimizar la gestión de sus residuos y desarrollar una estrategia medioambiental como plan de negocio. 

Nuestro proceso de Consultoría Estratégica de Medio Ambiente (CEMA), analiza dónde han estado yendo los residuos en el pasado para ayudar a las empresas industriales a implementar nuevos procesos de gestión.

En Heura, consultoría medioambiental en Valencia,  ayudamos a las empresas industriales a identificar riesgos y oportunidades de mejora centrándonos en una gestión de materiales más sostenible y en el desvío de residuos al vertedero, con el objetivo de ahorrar costes y reducir los impactos medioambientales.

Nuestra experiencia nos permite transferir enfoques que funcionan en otras industrias a nuestros a nuestros nuevos clientes.

¿Qué es una Consultoría Estratégica de Medioambiental?

Nuestros expertos en consultoría medioambiental en Valencia realizan un diagnóstico de la situación actual de la empresa para más tarde poder tomar medidas que ayuden no sólo a reducir residuos, sino también costes, lo que al final se refleja en la cuenta de resultados de la empresa.

Nuestro viaje de reducción de desperdicios comienza con los residuos, es decir, evitando en primer lugar que los desperdicios se generen. Eliminar o reducir los residuos en la fuente es la mejor manera de reducir nuestro impacto ambiental y crear una mayor cantidad de oportunidades de ahorro.

Nuestros expertos en consultoría medioambiental en Valencia también buscan nuevas maneras para que nuestros clientes puedan reutilizar sus materiales o ponerlos a disposición de otros.

Una parte central de nuestra mentalidad de desperdicio cero es considerar los materiales de desecho como un recurso potencial. Cuando no es posible encontrar formas de reducir o reutilizar el desperdicio, desde Heura encontramos nuevas rutas para reciclarlo. Y si las rutas de reciclaje no están disponibles, recuperamos los materiales de desecho y los usamos para generar energía.

Los beneficios que puede obtener al implementar una estrategia de desperdicio cero al vertedero son muchos además del cumplimiento de los requisitos legales: ahorro de costes, generación de ingresos, mejora del desempeño ambiental, oportunidad de realizar acciones de RSC (responsabilidad social corporativa), obtener una ventaja competitiva sobre otros en tu industria…

¿Estás listo para dar el siguiente paso para mejorar tu empresa y el medio ambiente?

Ponte en contacto con nuestros expertos en consultoría medioambiental en Valencia hoy para comenzar.