la contaminación ambiental de la industria de la moda

La industria de la moda puede reducir la contaminación ambiental en toda la cadena de valor

De acuerdo con la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), la industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo.

La industria de la moda representa aproximadamente el 10% de las emisiones globales de carbono y casi el 20% de las aguas residuales. Y aunque el impacto medioambiental de volar es ahora bien conocido, la moda consume más energía que la aviación y el transporte marítimo combinados.

A pesar de que últimamente la sostenibilidad es una de las palabras favoritas de la industria, no se están logrando suficientes avances. Un informe de la Agenda Global de la Moda encontró que la moda en realidad se está desacelerando cuando se trata de mejorar su impacto ambiental.

La ropa en general tiene cadenas de suministro complejas que dificultan la contabilización de todas las emisiones que provienen de producir un par de pantalones o un abrigo nuevo. Luego está cómo se transporta y desecha la ropa cuando el consumidor ya no la quiere.

La industria de la moda: un ritmo frenético

Si bien la mayoría de los bienes de consumo padecen problemas similares, lo que hace que la industria de la moda sea particularmente problemática es el ritmo frenético de cambio que no solo experimenta, sino que fomenta. Con cada temporada que pasa, los consumidores se ven empujados a comprar los últimos artículos para mantenerse a la moda.

Es difícil visualizar todas las entradas que se utilizan en la producción de prendas, pero tomemos la mezclilla como ejemplo. La ONU estima que un solo par de jeans requiere un kilogramo de algodón. Y debido a que el algodón tiende a cultivarse en ambientes secos, producir este kilo requiere alrededor de 7.500 a 10.000 litros de agua. Eso equivale a aproximadamente 10 años de agua potable para una persona.

Hay formas de hacer que la mezclilla requiera menos recursos, pero en general, los jeans compuestos de un material que está lo más cerca posible del estado natural del algodón usan menos agua y tratamientos peligrosos para producir. Esto significa menos blanqueo, menos pulido con chorro de arena y menos prelavado.

El elastano elástico en muchos jeans de moda está hecho con materiales sintéticos derivados del plástico, lo que reduce la reciclabilidad y aumenta aún más el impacto ambiental.

Desafortunadamente, también significa que algunos de los tipos de jeans más populares son los más duros del planeta. Por ejemplo, los tintes para telas contaminan los reservorios de agua, con efectos devastadores sobre la vida acuática y el agua potable.

La mayoría de las emisiones de la industria de la moda provienen de actividades ascendentes, como la producción, preparación y procesamiento de materiales, mientras que el resto se asocia con las operaciones minoristas descendentes, la fase de uso y las actividades de final de uso. Sin embargo, las grandes emisiones de la industria aún se pueden frenar.

La mayoría de las emisiones de GEI de la industria de la moda provienen de actividades como la producción, preparación y procesamiento de materias primas que consumen mucha energía.

La buena noticia para la industria es que más de la mitad de las palancas necesarias para lograr un escenario de reducción acelerada en realidad generan ahorros en toda la industria. Si bien muchas de las acciones necesarias para reducir la contaminación requieren una inversión inicial, muchas de ellas generarán ahorros de costes netos para la industria en general.

Fomentar el comportamiento sostenible del consumidor.

Pero la huella de carbono de nuestra ropa también se puede reducir de otras formas. La forma en que compramos tiene un gran impacto.

Los consumidores también pueden tener un impacto considerable en la trayectoria de emisiones de la industria de la moda y pueden cambiar sus comportamientos para promover prácticas más sostenibles

Cuando los consumidores reducen el lavado y el secado en secadora y reducen la temperatura  o lavan en frío se puede observar un impacto sorprendentemente sustancial en las emisiones.

Además, los consumidores también pueden ser más conscientes sobre el reciclaje o el comercio de su ropa.

Por ejemplo, las compras online pueden tener una menor huella de carbono al no tener que viajar a tiendas tradicionales para comprar productos, especialmente si los consumidores viven lejos. Pero el auge de las compras online también ha impulsado cambios en el comportamiento de los consumidores, lo que ha contribuido a una cultura de moda rápida en la que los consumidores compran más de lo que necesitan, lo reciben en su puerta y luego devuelven una gran proporción de sus compras después de probárselas.

La devolución de artículos puede duplicar efectivamente las emisiones derivadas del transporte de sus mercancías, y si se tiene en cuenta los cobros y entregas fallidas, ese número puede aumentar aún más.

También está claro que invertir en ropa de mayor calidad, usarla con más frecuencia y sostenerla por más tiempo, es el arma no tan secreta para combatir la huella de carbono de las  prendas.

Claves para reducir la contaminación ambiental en la industria de la moda

En los próximos años será fundamental la capacidad de los actores de la industria para:

  1. Mejorar la cadena de suministro

Las empresas deben examinar sus cadenas de suministro para lograr un futuro más ecológico y aumentar la transparencia y la trazabilidad en lo que respecta a los materiales utilizados y cómo se fabrican las prendas.

  • Volver al carbono neutral

Las marcas de moda en general deben reducir las emisiones de carbono para poder desempeñar su papel en la lucha contra el cambio climático.

La Carta de Acción Climática de la Industria de la Moda 2018 de la ONU, firmada por 43 marcas, incluidas Stella McCartney, Adidas y H&M, ha establecido el objetivo de que las empresas reduzcan las emisiones en un 30% para 2030 y cero emisiones netas para 2050.

  • Invertir en materiales futuros

Encontrar alternativas a los materiales que impactan negativamente el medio ambiente es fundamental. Se trata de ampliar el uso de materiales sostenibles y fomentar cambios en la mentalidad de los diseñadores para promover materiales sostenibles, todo mientras reducen los costes en comparación con los materiales tradicionales.

La inversión en materiales futuros está creciendo, pero no lo suficientemente rápido. Por ejemplo, Chanel anunció recientemente que ha comprado una minoría en Evolved By Nature, una empresa verde que ha desarrollado seda pura y natural en forma líquida

  • Construir nuevos modelos comerciales

Una economía circular de la moda, un sistema en el que todos los productos se pueden reutilizar o descomponer por completo, alteraría los modelos comerciales actuales, que se basan en consumir cada vez más.

COMPARTIR POST

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Noticias relacionadas